• Arq. Julia De la Cruz

Por qué llamar a un arquitecto?


Cuando estamos enfermos o nos duele algo no dudamos en llamar a un médico que nos diagnostique, lo mismo sucede cuando nuestro vehículo falla o presenta algún síntoma que nos preocupe, enseguida buscamos el contacto de un mecánico para que nos asesore en la materia. Pero muchas veces nos encontramos con problemas en nuestro hogar y buscamos miles de formas de resolverlo, y hasta aceptamos sugerencias de amigos, vecinos, etc antes de acudir a un profesional.

Si nos detenemos a pensar lo que nuestra vivienda merece el mismo trato que nuestro auto o nuestro cuerpo no dudaríamos en llamar a un profesional que atienda nuestras consultas.

Cuando iniciamos una remodelación es muy común comenzar la obra por el camino más ¨corto¨, llamando a algún constructor o albañil que algún amigo me recomienda. Esta opción es muy utilizada ya que tiene fama de ser la más ventajosa y “barata”.

Lo alarmante de esta forma de encarar los proyectos para quienes tienen bajo presupuesto y consideran este camino como el más conveniente y no prevean que en la práctica se convierte en el más costoso, tortuoso e insatisfactorio.

En el estudio es frecuente recibir llamados para contratar nuestros servicios cuando ya han sido estafados alguna vez, y solemos escuchar frases como "pensábamos que sin arquitecto era más barato" o "llamamos a Juan el albañil y no nos pasó el presupuesto","siempre está ocupado", "tenemos miedo que le pase algo a Juan mientras está trabajando" ,"empezó la obra pero ahora hace lo que él quiere","cómo no hice proyecto hice la obra como 3 veces y me salió más caro que nada","si juan hace la obra mal nadie se hace cargo", entre otras.

Analizar la viabilidad de costos, ampliar opciones, conocer nuevas técnicas, informarse de cuestiones administrativas, legales, como informarse a la medida de las necesidades no son variables menores y se pueden contemplar con un diagnóstico realizado por un profesional.

En relación a los proyectos es muy común con "Juan" resolverlo in situ quedando muchas veces cuartos sin ventanas o poca iluminación, espacios que son difíciles para armar, ambientes que luego no se utilizan, casas con pasillos enormes y sin función alguna, escaleras mal ubicadas, casas de muchos pisos que son mas incomodas que la original, malas dimensiones de ambientes, espacios no funcionales, mal iluminados, falta de proyección a futuro, etc.

Diferencias de contratar a un albañil o asesorarse con un profesional.

CON ALBAÑIL

  1. Se trasmite de forma oral lo que uno tiene en mente.

  2. Se piensa el día a día.

  3. Empiezan los reclamos y los vaivenes de una obra improvisada. Frase como “usted no nos entendió”.

  4. Decisiones en el “vamos viendo”.

  5. Los imprevistos van en contra del bolsillo familiar y de las expectativas.

  6. Cambios sobre la marcha de la obra por parte de los propietarios, malestar del constructor (abandona la obra o viene cada tanto).

  7. El resultado improvisado implica aceptar lo que se ejecutó.

CON PROFESIONAL

  1. Existe un proyecto resultado de las necesidades y participación de la familia.

  2. Se realiza lo planeado, minimizando los riesgos.

  3. Todo está decidido de antemano, se ejecuta y se compra lo necesario.

  4. Se evitan las sorpresas y sobrecostos. Ajustes mínimos.

  5. Se diseñó acorde a un presupuesto y se vislumbraron etapas de obra.

  6. Todo está previamente pensado y corregido, no hay necesidad de cambios grandes por parte del propietario. Al personal lo maneja el profesional.

  7. El resultado es lo que se eligió.

Cromatica Studio - Escribinos y te asesoramos - info@cromaticastudio.com

#albañil #obra #diseño #arquitecto #diferencias #arquitectura #profesional #constructor #proyecto #proyectoyobra #productividad #presupuesto #casa #ampliación #remodelación #ph

© 2013 by ​CromaticaStudio.